En tierras de Portugal comenzamos a vislumbrar vestigios de culturas megalíticas. Grandes lascas conforman una sólida estructura para proteger  a los espíritus de los difuntos más queridos.

Vista general de uno de los dólmenes descubiertos en tierras lusas. Un momento de una de las investigaciones de campo.